jueves, 23 de mayo de 2019

Quilapayún: 20 de Agosto de 2005. Teatro Providencia. Chile


Antes de empezar a leer es mejor que bajen directamente a darle play al reproductor de audio y después vuelven acá a la lectura, como verán hay harto para leer.

En esta oportunidad los dejo con un fragmento de este concierto realizado el año 2005 y en el cual el conjunto celebró sus 40 años de vida.

Hay que poner ciertos puntos en perspectiva: Al año 2005 estaba muy fresca la existencia de 2 grupos Quilapayún en la escena chilena.  El grupo que a fines de la dictadura ya no estaba exiliado, decidió permanecer en Francia con la vuelta de la democracia a Chile. Eduardo Carrasco, director histórico del grupo, decidió quedarse en Chile el año 1989 y cortó cualquier relación con el conjunto. Ricardo Venegas y Carlos Quezada abandonaron el grupo en 1991, a principios de la década del 2000 lo haría Guillermo García y al año 2002 la situación parecía insostenible y finalmente abandonaron Hernán Gómez y Hugo Lagos pero con la intención de reformar al grupo con aquellos integrantes que habían partido.

La idea de reformar la agrupación era una respuesta a la catastrófica dirección que Rodolfo Parada le dió al conjunto en la década de 1990. De alguien que por años fue codirector del grupo junto a Eduardo Carrasco, frente a la ausencia de Carrasco se convirtió en alguien que tomó pésimas decisiones artísticas y administrativas, además de no generar un ritmo de actividad al conjunto que llegó a estar realmente inactivo por años.

Así en el Estadio Nacional en septiembre de 2003 apareció en el escenario un reformulado Quilapayún, con la siguiente alineación: Hernán Gómez, Hugo Lagos, Guillermo García, Carlos Quezada, Ricardo Venegas, Eduardo Carrasco, Rubén Escudero e Isamel Oddó. Mientras por otro lado en Francia seguía operando Rodolfo Parada, Patricio Wang y Patricio Castillo con diversos músicos para darle continuidad al proyecto Quilapayún que cada vez estaba mas mermado en proyectos y actuaciones.

La aparición de este nuevo Quilapayún bajo el alero de la dirección de Eduardo Carrasco, pero que se unía con la continuidad histórica que había mantenido el conjunto hasta el 2002 por la participación de Hernán Gómez y Hugo Lagos; dio como origen a que esta agrupación fuera ocupando mas frecuentemente el escenario nacional, con mas proyectos, eventos, y actuaciones en otros países de la región.

Por aquella época la división de los fanáticos fue casi extrema, casi todos se sentían presionados a tomar partido por una de las dos agrupaciones. O te gustaba la formación dirigida por Carrasco, o preferías la de Wang-Parada. Dirán tal vez que es una exageración, viendo que ahora en términos reales la agrupación de Parada desapareció, pero en esa época  de pre-facebook, estas luchas quedaron reflejadas en cientos de post en los "Grupos" que existían en Internet sobre la temática del grupo. (Pueden ver acá el archivo del Yahoo Groups sobre "Quilapayún", fuertemente activo durante la década del 2000)

Así el 2005 el conjunto dirigido por Eduardo Carrasco decidió celebrar sus 40 años de vida con un par de actuaciones en el Teatro Providencia el 19 y 20 de agosto. Este recital estaba dividido en 2 partes. La primera dedicada a canciones varias, y la segunda a interpretar la Cantata Santa María.

Acá les comparto el reporte que publicó por aquel entonces el sitio oficial de "Quilapayún" del concierto del 19 de agosto:
----------------------------------------------------------------------------------------------------------

EL "QUILA" CELEBRO CUMPLEAÑOS CON NOVEDADES

Texto: Esteban Troncoso
Fotos: Natalia Cea

Desde el comienzo quedo claro que sería una fiesta. Una fiesta intima, entre amigos. Porque a pesar del nutrido público que abarroto el Teatro Providencia, el clima que se extendió toda la jornada fue de calidez, cercanía, espontaneidad y emoción. A pesar de los años y, como dice Benedetti, las ausencias breves y las definitivas.


El inicio, como de costumbre, fue la remembranza de Víctor Jara, a través de su Plegaria a un Labrador, como siempre en la voz de Guillermo García. Emotivo inicio que dio paso a la introducción de Eduardo Carrasco, recordando estos 40 años de vida, que se iniciaron a mediados de 1965, como una jugarreta, y que se convirtió en un vertiginoso deambular, que algunas veces los tuvo al borde de la zozobra y en otras, como anoche, besando el cielo.

Pero la fiesta no sería un nostálgico recorrido por grandes éxitos. El Quila, en su cumpleaños mostró sobre el escenario la vitalidad, las ganas, y la certeza de un proyecto rearticulado y con proyecciones impensadas. Así como hace 10 años un periódico chileno, al recordar los 30 años del conjunto, le ponía lapida y fecha de expiración, dando cuenta de la crisis interna que aquejaba por entonces a la formación. Ahora, 10 años después, superando cualquier pronóstico, los Quilas se mostraban solventes y rejuvenecidos.

Ismael, Hugo, Rubén, Eduardo, Guillermo y Ricardo, durante el show.
En el escenario, la primera sorpresa de la noche. Ahora eran nueve los integrantes que se repartían voces e instrumentos. La más reciente incorporación, Sebastián Quezada, hijo de Carlos, con un nutrido currículum musical que lo llevo a estudiar incluso a Cuba, aporto su notable desempeño en la percusión y también en la composición, con su "Rumba de la Paz", que hizo cantar a todo el público. Hernán Gómez deleitaba a la asistencia con sus improvisaciones y sus introducciones a cada tema. Ricardo Venegas, siempre fiel a su bajo y a la quena. Guillermo García , voz solista y guitarra. Hugo Lagos ahora a cargo de la dirección musical. Carlos Quezada, pieza clave en esta rearticulación gracias a su inagotable vozarrón. Rubén Escudero, voces y guitarra, Ismael Oddó, con el piano, la guitarra y una voz ya característica.  Y Eduardo Carrasco, en la quena y en la voz, conforman una poderosa mezcla de historia y savia nueva que ha comenzado a dar frutos.



Los temas escogidos no estuvieron basados en los clásicos. Más bien cumplieron la misión de mostrar la actual propuesta musical del conjunto. Retomando temas de la Sinfonía Los Tres Tiempos de América, "Hombre de América" y "Donde está el que yo quiero", este último tema como reconocimiento a la amorosa lucha de los familiares de detenidos desaparecidos.

El Quila también se daría tiempo para rescatar temas inéditos. Tal es el caso de "A California voy", composición perteneciente a la Cantata Murieta, de la cual también se rescataría durante el show la potente "Premonición a la Muerte de Joaquín Murieta".

Sebastián Quezada, el nuevo integrante que aporta ritmo centroamericano al conjunto
La crítica irónica se haría presente de la mano de "Final feliz", tema de Leo Masliah que el conjunto presentará con mayor soltura y solidez que en su estreno en Febrero pasado.

La principal novedad vendría de la mano del novel integrante, Sebastián Quezada quien compartiría la ya mencionada "Rumba de la Paz". Luego, los recuerdos precisos para no olvidarnos del inmenso legado del Quila, en temas como "La Muralla", "Vals de Colombes", "Memento" o el clásico final de fiesta "Malembe".


El intermedio necesario para retomar fuerzas (y servirse alguna cosita en el hall de entrada) daría paso a la Cantata Santa María de Iquique. Esta vez con 4 quenas sobre el escenario (Eduardo, Hugo, Sebastián y Ricardo) potenciando notablemente la entrega de esta obra.


Hacia el final, "El Pueblo Unido" y la cueca "Los Pueblos Americanos", temas que no fueron suficientes para calmar a los asistentes que esperamos más de 10 minutos, con "cumpleaños feliz" incluido, a que los barbudos volvieran al escenario. No fue el caso.

 Esta intensa jornada de más de 2 horas paso tan rápido como como un deslizar de remos en el agua. Y así, parafraseando a Tellier, diremos que esta noche la felicidad no fue sino un leve musitar de voces y ponchos al viento..


Los nueve quilapayunes entonando "El Pueblo Unido"
Ficha Técnica
Lugar: Teatro Providencia, Santiago de Chile.
Fecha: 19 de Agosto de 2005, 20:30 hrs.

Temario

Primera Parte
 1.- Plegaria a un Labrador
 2.- Hombre de America
 3.- Caminante sigue
 4.- Premonición a la Muerte de Joaquin Murieta
 5.- Final feliz
 6.- A California voy
 7.- Memento
 8.- Rumba por la Paz
 9.- Vals de Colombes
10.- ¿Donde está el que yo quiero?
11.- La Muralla
12.- Malembe

Segunda Parte
13.- Cantata Santa María de Iquique (con Humberto Duvauchelle)

BIS
14.- El Pueblo Unido jamás será vencido
15.- Los Pueblos Americanos

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
A continuación les comparto una breve narración del concierto del 19 de agosto de 2005 que publiqué en el grupo de internet al que hice mención mas arriba:
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El quila se mostró mas masivo que nunca sobre el escenario Carrasco,  Carlos Quezada, Gomez, Lagos, Escudero, García, Venegas, Oddó, Sebastián Quezada.
La primera parte del concierto estuvo dado por un repertorio  bastante duro, en el sentido que no fue tan condescendiente con el  público, salvo x 3 temas, lo que abundó fueron presentaciones de
temas, estrenos, pero todos entregado con una soltura, con un  feeling de ritmo constante  con frescura. No se notaron dudas en la  interpretación de estos estrenos como en "Hombre de América"  entregado en forma formidable, o "Donde está el que quiero", en  donde ni se extrañó a la Paloma.

El repertorio de esta primera parte fue como sigue:

1. Plegaria a un Labrador. Solo: Guillermo García.
2. Palabras de Eduardo Carrasco.
3. "Hombre de América". Solo: Carlos Quezada.
4. Interrupción de Hernán Gómez, o lapsus?.
5. Caminante Sigue. En el cual incluyeron una frase de repetición
constante en el coro.
6. Palabras de Hernán Gómez por Guillermo Oddó e Ismael Oddó.
7. Premonición a la muerte de Joaquín Murieta. Solo: Ismael Oddó.
8. Presentación de Hernán Gómez de Leo Masliah.
9. Final Feliz.
10. A California Sres. Solo: Hugo Lagos.
11. Memento.
12. Presentación de Hernán Gómez a Sebastián Quezada.
13. Rumba por la Paz. Solo: Sebastián Quezada.
14. Vals de Colombes. ( Presentado por Rubén Escudero).
15. Donde está el que yo quiero ( Presentado por Carrasco). Solo:
Carlos Quezada.
16. La Muralla. Solo: Hugo Lagos.
17. Malembe. Solo: Hernán Gómez

La inclusión de Sebastián en esta primera parte le dio una base de  percusión más fuerte al conjunto, que se hizo evidente en Caminante  Sigue, Final Feliz, La muralla y Malembe. Las interpretaciones de  los demás integrantes fueron certeras y macizas, un fiato  envidiable. Además nuevamente se integró al escenario un teclado que  fue interpretado por Ismael en uno de los temas.

En las segunda parte se presentó la cantata y lo que primero que se  extrañó fue a Alejandra, mil veces malditos, del amor al odio hay un  solo paso. Y no me queda más que criticar la presentación de la  cantata, nadie toca el cello como ella, además Carrasco la extrañó  de entrada, se le cruzó en la cabeza y se le anduvieron enredando  las frases en la primera canción.

La cantata fue presentada en forma excepcional, salvo algunos  detalles que se pueden justificar por lapsus, la entrega fue  formidable. Carrasco se mostró 1000 veces más prolijo en la quena,  además las quenas fueron dobladas: Carrasco era apoyado por Venegas  y Hugo Lagos por Sebastián Quezada, por lo cual no hubieron fallas.  A García se le notan problemas en los bajos de su voz, les cuesta  sacarlos o dar con ellos. Solo eso.

En toda la presentación la iluminación estuvo perfectamente  manipulada, dando los toques precisos a cada interpretación, salvo  algunos detalles.

Se terminó el recital con el pueblo Unido y con Los pueblos  americanos ( Solo Carlos Quezada), y con un largo aplauso del  público por cerca de 10 minutos, nadie se movía, las cortinas  cerradas y música de los quila por los parlantes no amilanaron al  respetable que para finalizar canto masivamente el cumpleaños feliz.

De todo lo que he visto en vivo del Quila esta ha sido la  presentación mas soberbia que he presenciado, una soltura  interpretativa sorprendente para los ritmos de ensayos que puede
tener una agrupación partida geográficamente en dos, se notan que  los recitales, que el tiempo y el entrar con cierta periodicidad a enfrentar al público han hecho retomar la certeza musical del
conjunto, la madurez que había quedado como una cima inalcanzable  por los años 80, por aquello que pudimos escuchar de esos años; y  estamos muy cerca. Solo falta un suspiro para aquello.

----------------------------------------------------------------------------------------------------

Para el día 20 el bis estuvo compuesto por los sgtes temas (Según información enviada en la época por Claudio Robledo):
- El Pueblo Unido
- Que dirá el Santo Padre
- La Batea (1ra versión) "el momiaje ya se escapa" interpretada por Hugo Lagos
- Repetición de Rumba por la paz

El audio que les presentó es un fragmento del concierto del día 20 de agosto, están exclusivamente las canciones de la 1ra parte del concierto, sin sus presentaciones. No contiene la Cantata Santa María que se presentó en la segunda parte del concierto, y solo incluye un tema del bis que se ofreció esa noche.

El origen del audio es desconocido, lo encontré por ahí dando vueltas por internet hace hartos años.


lunes, 20 de mayo de 2019

La Banda del Sur: Live in Amsterdam. WWCD 3051 3194-1. Willibrord. 1994. Holanda



Para este lunes los dejo con este CD editado el año 1994 en Holanda, inédito en Chile, del proyecto "La Banda del Sur". El archivo de este disco lo encontré hace algunos años dando vueltas por internet, pero venía sin el arte, y ayer encontré por otro lado la tapa y la contratapa.

Este proyecto es una encarnación mas de las colaboraciones de larga data que han tenido en sus carreras Winanda Van Vliet y Patricio Wang que partieron en la década de 1970 con Amankay, y que ha pasado también por Winanda del Sur, y en los discos "Canciones Salvajes" y "Wang Song Book" como he mostrado en otros posteos.

Durante la década de 1990 dentro del la baja actividad del Quilapayún, Patricio Wang retomó sus proyectos musicales latinoamericanos desde Holanda, al margen del Quila, lo que se encarnó en este proyecto, y que también daría origen por otro lado a algunas presentaciones de Winanda Van Vliet con el Quilapayún, especificamente en algunas presentaciones de la "Sinfonía de Los Tres Tiempos de América" que el Quilapayún había grabado y presentado con Paloma San Basilio el año 1988.

Los integrantes de La Banda del Sur en este disco son:
Winanda Van Vliet
Gabriel Aguilera
Lincoln Ahumada
Jaime Rodríguez
Patricio Wang


1. Danza de la Banda (Folklore de Bolivia - Patricio Wang)
2. Volver a los 17 (Violeta Parra)
3. Vijf Achtsten (Cinco Octavos) (Patricio Wang)
4. Dorotea La Cautiva (Felix Luna-Ariel Ramírez)
5. Río abierto (Folklore de Bolivia)
6. Estudio para charango (Mauro Nuñez)
7. Chacarera Cósmica (Gabriel Aguilera - Winanda Van Vliet)
8. Jessica (Patricio Wang)
9. Arpillerías (Patricio Wang)
10. Alguien le dice al tango (Jorge Luis Borges - Astor Piazzolla)
11. Diablo (Nicomedes Santa Cruz)
12. Mándame quitar la vida (Nicomedes Santa Cruz)
13. Soledad (Folklore de Colombia)
14. Tres golpes (Folklore de Colombia)

jueves, 16 de mayo de 2019

Los Guitarristas: Paisajes de Sudamérica. Independiente. 2009. USA






Para esta semana otro disco, se trata de este registro independiente editado el año 2009 por este ensamble de guitarras comandado por don Alfonso Chacón en USA.

Quién fue Alfonso Chacón?, fue un insigne guitarrista chileno que en 1952 a la edad de 19 años integra el grupo Fiesta Linda de Chile, dirigido por Luis Bahamonde Alvear para posteriormente comenzar a trabajar en el conjunto de Guitarras de Humberto Campos, figura fundamental de la guitarra chilena del siglo XX.

Don Alfonso con el tiempo tuvo contactos con Oscar Avilés, primera guitarra del Perú; y durante su carrera acompañó entre otros a Chabuca Granda, Lucho y Arturo Gatica, Julio Jaramillo, Jesús Vásquez, Cholo Aguirre, pro nombrar solo algunos.

Instalado en USA comienza a dar clases particulares con esta particular forma de tocar guitarra, además de presentarse en restaurantes del mundo latino, y comenzó a realizar una serie de proyectos, como este ensamble, la edición de este CD y la publicación de "Un método para guitarra".

Durante 2010 don Alfonso Chacón comenó a contactarse a través de internet con una serie de sitios que empezaban a investigar sobre la guitarra latinoamericana, y que investigaban también el aporte de Humberto Campos a la música chilena. Fue en ese año que murió de un ataque al corazón, dejando trunco esa reconección con el mundo de la guitarra chilena y latinoamericana.

Según lo que me contó Manuel Vilches después de la muerte de Alfonso Chacón, vinieron a Chile el ensamble de guitarras que participa en este disco a presentar este trabajo como una forma de homenaje a su maestro.

A escucharlo!

1. Argentina
2. Bolivia
3. Brasil
4. Chile
5. Colombia
6. Ecuador
7. Paraguay
8. Perú
9. Uruguay
10. Venezuela.
Todos los arreglos por Alfonso Chacón


lunes, 13 de mayo de 2019

Los Guainas:¡Como Chile no hay!. P 630 502 L. Philips. 1960. Chile





Esta semana nos iremos por sonidos mas tradicionales. Para empezar este aporte, no me acuerdo muy bien quien me lo envió pero creo que puede ser de Gustavo Loira. Se trata del grupo "Los Guainas" nacido a fines de la década de 1950.

No hay nada de información biográfica en internet sobre esta agrupación, solo lo que aparece en la contratapa de este disco. Para que vamos a repetir lo mismo que ustedes pueden leer de las imágines del disco, pero los datos fundamentales son los sgtes:

Sus integrantes fueron:
- Eliana Miranda Allende, primera voz solista
- Margarita Etcharren Labarthe, segunda voz
- Carlos Neumann Flores, pianista, arpista, tercera guitarra y quinta voz
- Raúl Morales Boundy, primera guitarra, tercera voz y arreglista de todos los temas
- Eduardo Medel Herrera, segunda guitarra, cuarta voz solista y representante del grupo.

Sus integrantes fueron profesores quienes bajo el alero de la Escuela Superior de Música del Ministerio de Educación empezaron a dar charlas a estudiantes de escuelas primarias, con lo cual debían empezar a montar ciertos ejemplos musicales, lo que dió inició a esta agrupación, que ya en 1960 contó con un contrato con el sello Philips, y actuaciones en diversas radioemisoras de la época.

El sonido de esta agrupación es bastante limpio, con armonizaciones bien cuidadas, e interpretaciones de primer nivel, con un repertorio interesante con varias canciones es que no había escuchado anteriormente en otros intérpretes.

Consideren que la contratapa no indica el mismo orden de los temas que indican las etiquetas del vinilo, creo que esto se puede deber a que son distintas ediciones. El registro de audio sigue el orden de los temas según se incluyen en el vinilo, no como está indicado en la contratapa.

Lado A:
1. La Pérgola de Las Flores - potpourri (Francisco Flores del Campo)
2. La negrita - cueca (Folklore)
3. Los romances de mi tierra - tonada (Francisco Flores del Campo)
4. Gorditas - estilo refalosa (S. Tobar Carvajal)
5. Pampa - estilo (Lira Silva)
6. Mote mey - tonada sureña (E. Valenzuela)

Lado B:
1. Ay si, sis..., ay no, nos - tonada del folklore
2. Anda que sí, anda que no - refalosa (Matilde Baeza)
3. China - canción (José Fuentes)
4. El sereno - tonada (Folklore)
5. Como Chile no hay - tonada festiva (Francisco Olejnik R.)


jueves, 9 de mayo de 2019

Violeta Parra: Las últimas Composiciones. TLP 50137. RCA Victor. 1983. Argentina




Sergio Hauw desde Argentina nos comparte esta edición de "Las últimas composiciones" de Violeta Parra según su publicación realizada en 1983 en ese país.

Esta versión es "rara" debido a que en realidad se trata de una compilación entre el disco propiamente tal de "Las últimas composiciones" con arreglos de cuerdas realizados por Nino García, y el disco "Canciones reencontradas en París".La inclusión de estas canciones mas comprometidas del repertorio de Violeta tal vez se deba al escenario político que por aquella época vivía Argentina: el fin de una dictadura militar y el retorno a la democracia.

Una versión que vale la pena revisar.

Gracias a Sergio por el material!

Lado A:
1. Volver a los 17 . sirilla canción
2. Cantores que reflexionan - refalosa
3. Mazurquica modernica - mazurca
4. Santiago penando estás
5. Arauco tiene una pena
6. Maldigo del alto cielo - sirilla canción
1, 2 y 6 con arreglos de cuerdas de Nino García

Lado B:
1. Rin del angelito - rin danza
2. Que vamos a hacer (ayúdame Valentina)
3. Rodríguez y Recabarren
4. Hasta cuando estás
5. Run run se fue pal norte - canción
6. Según el favor del viento
1 y 5 con arreglos de cuerda de Nino García

Todas las composiciones de Violeta Parra


lunes, 6 de mayo de 2019

Sergio Ortega y Taller Recabarren: Chile Resistencia. 8 45 153. AMIGA. 1978. RDA





La edición de música chilena en el exilio es casi infinita, una tarea pendiente de una gran cantidad de obras, discos, composiciones que se hicieron pensando en Chile, escribiéndole cartas a la distancia y que, vaya las paradojas, la mayoría nunca se han editado en Chile, o nunca se han puesto al aire en una radio en nuestro país.

Son cartas lanzadas en una botella que nunca llegaron a su fin. O tal vez la finalidad era otra, tal vez la misión era lograr dentro del ambiente internacional todo una concientización de la situación que seguía viviendo Chile bajo la dictadura de Pinochet. No hay mejor ejemplo de eso que escuchar el último tema de este disco, un Himno llamando a boicotear a la dictadura militar en diversos idiomas.

Como sabemos Sergio Ortega fue un compositor fundamental dentro del ámbito de la llamada "Nueva Canción Chilena", uno de los primeros nexos entre la academia musical y la música popular que era el origen de casi todos los exponentes del origen de ese movimiento, y que marcaron a la médula una de las caracteristicas principales de la Nueva Canción, su fusión de estilos, de academia y de música popular, que también se plasma en este disco.

El Taller Recabarren era una agrupación que el mismo dirigía, basada en Francia, compuesta por una serie de músicos chilenos en el exilio, y grabaron con Sergio Ortega por lo menos un par de discos mas,

Este disco fue reeditado por lo menos un par de veces en otros países con el título de "Venceremos", pero la edición original corresponde a esta, realizada en la República Democrática Alemana, bajo el dominio de la dictadura comunista (otra paradoja); país en el cual se realizó la grabación de este disco en febrero de 1978, bajo el alero del 8vo Festival de música Política que por aquella época se realizaba en ese país.

Por aquellos años ya en el mundo musical de la Nueva Canción Chilena del exilio se vivía un proceso se transformación del discurso. El Inti Illimani y el Quilapayún dejaban de incluir en sus dsicos textos directos sobre la dictadura, el exilio, para jugársela por un desarrollo mas artístico vínculado al escenario que estaban viviendo. Pero Sergio Ortega fue uno de los pocos que permaneció por algunos años mas en su tarea de escribir y cantar por el pueblo chileno, contra la dictadura, contra los detenidos desaparecidos y las torturas.

 Cantos que nos llegan al oído en un viaje de mas de 40 años de distancia.

Lado A:
1. Chile resitencia
2. Marta Ugarte se queda
3. Patria, la libertad es tu hermosura (Texto: Pablo Neruda)
4. Octubre
5. La gran traición

Lado B:
1. Que no se los lleve el humo
2. Señores uniformados
3. Su nombre parece canción (Texto: Sergio Ortega - Claudio Iturra)
4. Hay sangre en las calles
5. Nada para Pinochet (Sergio Ortega - Eduardo Carrasco)

Compositor, arreglos y textos de todas las cancione:s Sergio Ortega, excepto donde se indica.

jueves, 2 de mayo de 2019

Palmenia Pizarro: Sentimental. 631.326. Philips.1969. Chile





Este segundo vinilo de la semana también fue un disco cedido por Seiten Wall y corresponde a uno de los discos de Palmenia Pizarro en su primera etapa en Chile.

Acá la interpretación de Palmenia es de primera, como también lo es el acompañamiento de lujo de los conjuntos de Leonel Meza y Juan Mesías.

Todo este material de la Philips está descatalogado y en manos del sello Star Sound que hace años que no se mueve.¿Alguien sabe que pasó con el sello Star Sound?.


Lado A:
1. Puerto abandonado - vals venezolano (Oropeza)
2. El último acto - bolero (Chico Navarro)
3. Resignación - vals (Emilio Pelaez Montero)
4. Como prueba de amor - bolero (Ginette Acevedo)
5. Todo ha terminado - vals (Emilio Pelaez Montero)
6. Te quiero - bolero (Sergio Maldonado)
Temas 1, 2, 4 y 6 con acompañamiento de Juan Mesías y su Conjunto
3 y 5 con Leonel Meza y su conjunto

Lado B:
1. No me abandones nunca - bolero (Emanuel)
2. Venganza - vals (D.R.)
3. Cuidado - bolero (Chico Navarro)
4. Llanto de un niño - vals (Carriaga)
5. Que bien te hace - bolero (Palmenia Pizarro - Lorenzo Sandoval)
6. No quiero que te olvides - vals (D.R.)
Temas 1, 3, 5 y 6 con Juan Mesías y su conjunto
2 y 4 con Leonel Meza y su conjunto


lunes, 29 de abril de 2019

Recordando el ayer con el Organillo. VBP-247. Astral - Asfona. 1971. Chile





Para esta semana publicaré un par de vinilos cedidos por Seiten Wall para publicar por acá.

El 1ro corresponde a este LP dedicado a la música de organillero y chinchin, con música tradicional o de la 1ra mitad del siglo XX. Los intérpretes son desconocidos, no sale ni donde ni cuando fue registrado, solo la fehca del disco correspondiente al año 1971.

Son escasos lo vinilos dedicados a la música del organillo en Chile, por lo menos está este disco y otro editado por L.R Ortiz ediciones.

La tradición del Organillero aún permanece en nuestras ciudades, un poco mas relegado que el chinchinero, que ha tomado un fuerte énfasis de difusión callejera de su virtuoso trabajo.

Lado A:
1. Pajarillo, pajarillo - Fox Trot (D.R.)
2. Japonesita - Fox Trot (Arreglo de Rafael Hernández)
3. Amapola - canción (Lacalle)
4. Aleluya - Fox Trot (Vincent Youman)
5. Currito de la cruz - Pasodoble (José Vásquez)
6. M'jita - cueca (D.R.)
7. Carnavalito - Rumba (Herayú)
8. Vírgenes del sol - Fox trot (Tradicional)

Lado B:
1. Nelly - vals (H. Bates)
2. Rosa de sangre - vals (D.R.)
3. Piedad - tango (D.R.)
4. La vivita - cueca (D.R.)
5. Ándate con la otra - tango (D.R.)
6. Ríe payaso - vals (D.R.)
7. Anoche a las dos - tango (D.R.)


jueves, 25 de abril de 2019

Myriam Hernández. 104860. EMI Odeón Chilena. 1988. Chile







Los dejo con este cassette para cerrar la semana. Durante gran parte de la década de 1980 Myriam Hernández era una cantante que hizo casi completamente su carrera al alero de "Sábados Gigantes", en la sección "el ranking  juvenil" en donde participaban entre otros Luis Jara, Rodolfo Navech, Alejandro de Rosas, y otros nombres mas que se me escapan de la memoria.

El golpe de timón que tuvo Myriam Hernández en su carrera, y que la diferenció del resto de sus compañeros, comenzó con esta producción que les comparto el día de hoy. Fue un disco que al escucharlo de nuevo, uno puede darse cuenta que tuvo un montón de singles exitosos en el medio chileno radial durante esa época, esto ademas acompañado con un cambio de look de la cantante que en el programa de canal 13 siempre se veía muy recatada, con vestimenta que le cubría completamente el cuerpo, y este disco la mostraba con vestidos mas abiertos, con un par de piernas que le llegaban hasta el suelo, lo cual fue llevado a los videos promocionales y a las presentaciones televisivas y en vivo,  todo lo cual era un adorno a una interprete que supo poner su voz y calidad interpretativa a una serie de buenas canciones.

En internet he encontrado esta nota del diario la hora escrita por Ignacio Silva, que detalla el origen de este disco:

El escenario era complejo. A mediados de 1988 y aprovechando el éxito de la teleserie Bellas y audaces, TVN lanzó mediante CBS un cassette con la banda sonora que se transformó en un fenómeno de ventas. Eso sí, el pionero álbum, que alcanzó la primera certificación séxtuple platino del país, encerraba una polémica: además del tema central (Y que sé yo, que sé, de Eduardo Valenzuela) y otros hits a cargo de artistas como Mecano y Pimpinela, su tracklist incluía Ay amor, la primera canción de una debutante Myriam Hernández, aunque sin los permisos correspondientes.

“Esa canción la grabamos nosotros y se lo pasamos a la EMI. Ellos la metieron en el cassette. El compromiso era que iban a grabar un disco entero de ella, pero pasaba el tiempo y los hueones no querían grabar”, recuerda ahora Claudio Riquelme, el primer mánager que tuvo la cantante.

“De repente descubrí que nunca habían firmado un contrato con nosotros, pero habían vendido el tema, lo que era una ilegalidad total. Si no tenís contrato cómo lo vendís para un disco que tampoco era propiedad de ellos. No había contrato, no había ninguna nada”.

Según el relato de Riquelme, la historia se resolvió gracias a una estrategia: aunque lo lógico era presentar una demanda, la situación irregular terminó siendo una amenaza perfecta para que el sello accediera a grabar el álbum de Hernández.

“Se me ocurrió llamar al Gogo Muñoz, que lo conocía porque éramos amigos y porque ya había trabajado con gente como Zalo Reyes. A mí se me puso que era bueno para componer y hablé con él”, recuerda el mánager, que por esos años también tenía entre sus clientes a Miguelo.

Muñoz, un compositor y cantante que incluso había llegado a participar del Festival de Viña, escribió tres canciones. Entre ellas, la que se convertiría en el gran hit de la carrera de Hernández: El hombre que yo amo.

“Me habían encargado una canción y yo mandé tres; esa, Corazón desorientado y Eres. La verdad es que la idea era que no fueran canciones de despecho, que por ese entonces estaban de moda. Había mucha gente que estaba enamorada, era un porcentaje no más la que sentía el despecho. Así lo sentí yo, y por eso desarrollé la canción”, cuenta hoy Gogo Muñoz.

Riquelme concuerda: “Yo le dije que quería que me hiciera un tema que fuera como un himno de amor, porque en esa época estaban de moda muchas minas que cantaban contra los hombres, como la Rocío Jurado y la Vikki Carr. La idea era hacer lo contrario y sacar un tema para dedicárselo al hombre, para cuando estuviera de cumpleaños o qué se yo”.

Eso sí, el mánager advierte que la voz de Huele a peligro tenía sus reparos. “Al principio a la Myriam no le gustó mucho porque encontraba que el Gogo era muy cebolla. Yo le dije ‘pero bueno, qué tiene, si le ha hecho temas al Zalo Reyes, pero veamos. Después me discutes’. Y cuando escuchó el tema se convenció”, recuerda.

-¿Porque se dio cuenta que iba a ser un hit?

-O sea, cuando nosotros grabamos tampoco le tomamos el peso ni pensamos que iba a ser el tema que íbamos a sacar. Pero cuando terminamos de grabar y se masterizaron los temas y todo, El hombre que yo amo era por lejos EL tema.

Como el resto del disco homónimo con el que Myriam Hernández debutó en 1988, El hombre que yo amo fue grabada durante ese año en los Estudios Sonotec de Santiago. Eso sí, fue uno de los pocos temas que tuvo como productor a Gogo Muñoz (la mayor parte del disco fue producido por Juan Carlos Duque).

Una vez lanzada, además, marcó automáticamente una diferencia: fue, de hecho, el primer número uno en el ranking Billboard de la cantante chilena. “En ese tiempo vivía en Nueva York, así que yo mismo me encargué de llevar la canción para promocionarla en Miami. Todavía me acuerdo cuando me llegó. La primera vez que la escuché lista sentí una gran emoción”, recuerda el compositor sobre el single, que luego se popularizaría junto a su videoclip grabado en las dunas de Concón.

-¿Pensó que esta canción se iba a transformar en el éxito que fue?
-No, para nada. Yo me esmeré para hacer una buena canción, como generalmente lo hago. Pero me acuerdo que la primera vez que mi esposa la escuchó me dijo ‘qué linda canción’. Ella estaba acostumbrada a escuchar canciones todos los días, pero me dijo que esa canción se parecía a mí. Eso fue distinto.

-¿Considera que es una de las grandes canciones que ha compuesto?
-Sí. Lo que pasa es que en Centroamérica suenan todas las canciones, pero sin duda El hombre que yo amo es una canción que se ha convertido en un clásico hace rato. El mayor que he escrito hasta ahora, pero puede que mañana escriba otra canción y resulte mejor.

-¿Y qué significó El hombre que yo amo para usted en lo económico?

-Me cambió la vida. Ahora las ganancias como autor no son lo mismo, hay una crisis muy grande desde la irrupción de Internet que desordenó en todo el mundo la gran industria de la música. Pero en ese momento, económicamente, me cambió.

Hay una nota de La Cuarta en que entrevistan a Myriam Hernández y dice por otra parte que ella siempre supo que el tema "El Hombre que yo amo" sería un éxito, contradiciendo lo que sale publicado en la nota de mas arriba:

“La verdad es que me  presentan la canción (el compositor argentino Gogo Muñoz), me enamoro de ella. No está hecha ni dedicada para nadie especial. De mi parte no va a ningún hombre. A mí me enamora la melodía, la letra. Encuentro que es una canción con personalidad que es fácil que se quede permanentemente en la historia de la música”.

– Un olfato musical pa’ los exitazos.

– Lo sentí así, y luché por grabar esa canción y se transformó en un hit y un tema que está en el ADN de mucha gente y me da mucho gusto. Pero no está dedicada a nadie. Es más,  empecé a reparar en su letra, y hay estrofas en que no estoy de acuerdo con la canción.

– ¿Se arrepintió de amar al suertudo?

–  Jajajá Es en esa parte que dice vuela siempre lejos, pero vuelve al nido, me carga. De repente empecé a pensar y dije ‘no, si vuela siempre lejos que se vaya’, a no ser que sea piloto.

– ¿Y qué le diríamos ahora?

– Podría decir: ‘Vuelo siempre lejos pero vuelvo al nido’, en alusión a mí, porque siempre viajo por mis conciertos y vuelvo a mi casa, jejejé.

– ¿Es verdad que te molestaban con un dentista por el tema?


– Sí, yo estaba en ese entonces pololeando con un dentista, pero no estuvo hecha para él. Aunque quizás él piense que sí.

– Los archivos de los “myriamadictos” dicen que incluso, dejaste de cantarla un añito entero (2006-2007).
– Sí, pero no por nada especial. Fue por mostrarme y  demostrar también que no era tan solo “El hombre que yo Amo”. Hay muchos éxitos. Está “Huele a Peligro”, “Se me fue”, “Herida”, “Mío”, “Tonto”, “Te pareces tanto a Él”, que en un minuto dije voy a demostrar que el público aunque siempre quiere escucharla, pero se puede hacer un concierto sin ella. 

– ¿Sentiste que te cargaban el clásico como  único hitx? Así  como René de la Vega y su Chica Rica?

– Al principio, sí, era (hace el gesto de que la apuntan con el dedo) “Mira, el hombre que yo amo” y no era “Mira, Myriam Hernández”. Pero eso es en un comienzo, evidentemente fue muy potente y se me conocía por el título de la canción. Luego cuando haces historia artística y vas sumando más éxitos creas una plataforma de carrera pasas a ser tu nombre.

– Una duda que me ha acechado todos estos años. Escuchando tus canciones como que te enamorabas de puros pasteles, puchas que te hacían sufrir.

– (Risas) Hay una cosa que he sacado a relucir, yo comienzo mi carrera internacional y de canciones en un momento en que a mí no me quería firmar el sello porque no creían en mi estilo. Como en este “buen trato al hombre” no es lo que se lleva, se lleva una mujer más agresiva, me decían.


– ¿Y qué hizo?

Dije que quería comunicarme románticamente con una letra fácil, simple, de  empatía y luché por eso. Creo que he tratado muy bien a los hombres.

– Ha sido demasiado generosa diría yo.

– Sí, y cuando algo me molesta se lo hago saber con altura. No les digo nada agresivo, no me gusta ser agresiva en mi forma de ser y tampoco lo sería artísticamente.

– Esa gentileza muchos la podrían confundir con adoración al macho.


– Tampoco es eso, yo no soy  feminista ni machista, pero el papel de geisha no va conmigo. Tengo un carácter fuerte, soy súper dulce pero taurina cuando me buscan me encuentran. Necesito un hombre de carácter fuerte, no que me siga el amen en todo.

El éxito de la canción "El Hombre que yo amo" ha significado que sea la segunda canción chilena que mas ha generado ganancias de derecho de autor según los registros de la SCD indicados en esta nota de 2013 (datos antes que llegaran los éxitos de Scaramelli en TV).

Lado A:
1. El hombre que yo amo (Gogo Muñoz)
2. Quiero saber (Juan Carlos Duque)
3. Ay amor (J. Elliot - N. Prado)
4. Sin querer (Ignacio Loyola)
5. Has dado en el blanco (I. Simonds)

Lado B:
1. No pienso enamorarme otra vez (Myriam Hernández)
2. Corazón desorientado (Gogo Muñoz)
3. No es preciso (Ignacio Loyola)
4. Quiero cantarle al amor (Juan Carlos Duque)
5. Eres (Gogo Muñoz)


lunes, 22 de abril de 2019

Arak Pacha: Urusa Purk'iwa. 104902. EMI Odeón Chilena. 1989. Chile






Empiezo otra semana con cassettes, en esta ocasión con la 3ra producción de Arak Pacha: Urusa Purk'iwa, el 1ro con el sello EMI Odeón Chile, y que marca también por un lado el fin de la 1ra etapa del conjunto.

Esos 3 primeros cassettes dejaron una fuerte impronta en la escena musical andina de la década de 1980, con un discurso basado en la visión de los pueblos aborígenes, y uno de los primeros en enarbolar la ecología como un equilibrio y respeto a los dioses, a la  tierra, a la Pachamama.

Recuerdo haber visto al grupo por primera vez por la época en que lanzaron este cassette, en una presentación junto a otros músicos en la Sala América de la Biblioteca Nacional, y que posteriormente transmitió Radio Umbral en el programa Horizontes Folkloricos que conducía Esteban Leal. Recuerdo que grabé parte de esas emisiones... a buscar el cassette por ahí.

Lo que me llamó la atención de esa presentación era la fuerte presencia escénica de "Patara", no era solo recitar, era una puesta en escena muy potente, y que hacía única a la agrupación. Por eso he dicho anteriormente que Arak Pacha sin Patara se convierte en cualquier grupo.

Lado A:
1. Chungará (O. Arancibia - J. L. Gamboa)
2. Pachallampe (Del Folklore)
3. Urusa Purk'iwa (Schmeling Salas)
4. Desde lejos (Miguel Conde)
5. Se los llevó la muerte (J. Segovia - A. Garrido)

Lado B:
1. Palapa (J. L. Gamboa)
2. Jach'a kunturi (C. García - A. Garrido)
3. Takirari de Jaiña (D.R)
4. El aguajal (D. R)
5. Tarkeada y Cacharpaya de Socoroma (Del Folklore - Texto: J. Segovia)


jueves, 18 de abril de 2019

Illapu: Raza Brava. COAC-007. Colorado. 1980. Chile




Acá otro cassette de un disco que ya revisé hace hartos años, se trata de la edición original del Raza Brava de Illapu que en vinilo salió editado en 1977.

Las características principales de la edición original de este LP:

- Un orden de los temas que le da otro toque al disco, una partida mas intimas, mas profunda, dejando el tema "del exito" para el comienzo del lado B.
- Contiene una versión distinta del tema Cascabel de la que actualmente en las ediciones de Raza Brava
- Y hay algunos temas que posteriormente de agregaron ciertos efectos, por ejemplo en esta primera edición se escucha una mezcla un poco mas desnuda de Amigo, o algunos temas en mezclas que le dan una distinción que sobresale en esta versión.
- Contiene 10 temas, cuando en las otras ediciones trae 12 temas, no incluyendo esta edición original los temas "Amalia Rosa" y "Paloma Ausente"

Y esta edición en cassette está sacada principalmente del vinilo, incluso hicieron una repetición de un fragmento de un tema.

El lado B se escucha bastante regular no mas.

Si quier revisar el post original del vinilo que hice el 2013, haga click acá

Lado A:
1. Raza Brava (Roberto Márquez)
2. Agonía de Carnaval (Andrés Márquez - Magaly Rocha)
3. Atacameños (Roberto Márquez)
4. Cacharpaya de Carnaval (Del folklore)
5. Cantos ceremoniales (Del folklore)

Lado B:
1. Amigo (René Careaga)
2. Zamba de Lozano (Leguizamon - Castilla)
3. Paisajes de la puna (Roberto Márquez)
4. Chango Pastor (Ándres Márquez - Osvaldo Torres)
5. El Cascabel (Del Folklore)


lunes, 15 de abril de 2019

Lo Mejor de Alberto Cortez. 104796. Hispavox - EMI Odeón Chilena. 1973 - Década de 1980. Chile





Esta semana irá por los cassettes. Éste lo encontré en la feria hace unos días y corresponde al 1er disco de Grandes éxitos de Alberto Cortez, del año 1973, editado tempranamente dentro de su extensa carrera artística, por lo cual acá quedan afuera varios temas que fueron éxitos posteriormente.

Para esta época, 1973, Cortez llevaba un puñado de discos desarrollando en España un repertorio mas personal, mas de cantautor, cercano a la Trova, musicalizando poemas, cantando a Yupanqui; temas alejados de su 1ra fuente interpretativa: mas cercana a las orquestas de entretención, como un crooner de temas bailables. Hay un par de temas de ese tipo de propuesta que se cuelan en este cassette, es tal vez lo menos conocido de su historia, pero lo mas interesante de descubrir a la distancia.

Alberto Cortez tuvo una fuerte relación con algunos chilenos, y eso espero poder escribirlo acá con mas tiempo y sustento mas adelante, para tratar de responder a la pésima nota publicada por la tercera hace días atrás al respecto cuando ocurrió la muerte del cantante argentino.

Escuchemos al Alberto Cortez que se aparecía en la escena allá por España a fines de la década de 1960 e inicios de 1970, dando una luz de como desarrollaría con peso artístico una vida ligada a la música y la creación durante toda su existencia.

Lado A:
1. No soy de aquí (F. Cabral). Dirección de Orquesta: Waldo de Los Ríos
2. El abuelo (A. Cortez) Orquesta dirigida por César Gentil
3. Sombras (C. Brito - R. Sansores)
4. Las Palmeras (G. Tojas)
5. Mi árbol y yo (A. Cortez) Orquesta dirigida por César Gentil

Lado B:
1. En un rincón del alma (A. Cortez) Orquesta dirigida por Waldo de Los Ríos
2. Los ejes de mi carreta (A. Yupanqui)
3. Pobre de mi patrón (A. Cortez) Orquesta dirigida por Eddy Guerin
4. Distancia (A. Cortez) Orquesta dirigida por César Gentil
5. Manolo (A. Cortez sobre una idea de Jacques Brel) Orquesta dirigida por César Gentil


jueves, 11 de abril de 2019

Ángel Parra: Chacabuco. VPA 8344. I Dischi Dello Zodiaco. 1977. Italia




















En esa revisión del computador, de aportes que me enviaron hace tiempo y que por diferentes razones se me quedaron en el tintero, encontré este aporte de Aarón Troncoso con el disco de Ángel Parra "Chacabuco".

Una vez conversando con Patricio Castillo me contó su experiencia el 11 de septiembre. En esa época Patricio Castillo era pareja de Isabel Parra, y los dos junto a Ángel Parra estaban invitados al acto en la Universidad Técnica en la cual estaba considerada la presencia de Salvador Allende, acto al cual partió Víctor Jara ese martes en la mañana. La orden del partido comunista era que los trabajadores fueran a su lugar de trabajo, esa orden fue la que siguió Víctor Jara ese día. Y esa fue la orden que Patricio Castillo e Isabel Parra decidieron no seguir. Según lo que me contó Patricio Castillo se veía desde temprano que la situación era muy complicada, y que sería demasiado peligroso partir a la Universidad Técnica.

Viendo que la situación se hacía cada vez mas difícil, decidieron escapar de la casa de donde estaban y partir rápidamente a la casa de Ángel Parra, para escapar en conjunto y esconderse de los militares, que ya a esa hora estaban transmitiendo bandos en los cuales llamaban a presentarse a diversas figuras de la UP, entre los cuales ya mencionaban a Ángel Parra. El hijo de Violeta les dijo que no iría con ellos, que no había hecho nada y que esperaría a que llegaran los militares a su casa. Isabel y Pato Castillo decidieron partir y empezar a esconderse en diversas casas y hogares que le dieron refugio los primeros días de la dictadura. Ahí supieron de la suerte de Víctor, también supieron de la detención de Ángel Parra, y después de algunos días Isabel Parra y Patricio Castillo pudieron ingresar a la embajada venezolana en donde vivieron algunos días hasta que pudieron salir del país.

 Ángel Parra fue llevado en primera instancia al Estadio Nacional y posteriormente al Campo de Concentración de Chacabuco, ubicado a 100 km de Antofagasta, ubicado en la oficina salitrera del mismo nombre. La suerte que había corrido Víctor Jara puso la atención del mundo sobre la suerte que iba corriendo Ángel Parra. Durante su encierro creó un comité encargado de organizar actividades culturales, y fue elegido el año 1974 como uno de los primeros detenidos liberados de ese campo para partir al exilio.

Los compañeros que estaban detenidos decidieron hacerle un concierto homenaje a él, y a los otros compañeros que salían libres. Esa presentación, registrada de manera clandestina en una grabadora casera, es lo que escuchamos en este disco en el Lado A. El lado B contiene una serie de canciones que Ángel Parra interpetó en esa presentación, pero regrabadas en Europa con mejores condiciones técnicas.

Este disco fue lanzado internacionalmente el año 1975, y acá presentamos la edición italiana editada el año 1977. En Chile solo fue editado el año 2003 disco que actualmente se encuentra descatalogado.

Les dejo con una nota que encontré en Internet sobre este registro, que lo copio completo ante la posibilidad que pueda desaparecer:

RECUERDOS DE “LOS DE CHACABUCO”

Luis Cifuentes S.

En la serie de CDs "Memoria del Cantar Popular", se publicó hace algunos años un CD titulado "Pisagua + Chacabuco".

Contiene la obra "Pisagua", de Ángel Parra, basada en la novela "La semilla en la arena" de Volodia Teitelboim, y una grabación clandestina de parte de un concierto realizado por los presos políticos del campo de concentración de Chacabuco el día que se anunció la libertad de Ángel, a comienzos de 1974.

Dado que el disco trae poquísima información acerca de la grabación chacabucana, he creído necesario aportar mis propios recuerdos, sujetos, por cierto, a las fragilidades de la memoria. Agradeceré otros aportes.

La grabación fue realizada clandestinamente por Alberto Corvalán Castillo, hijo del secretario general del PC, Luis Corvalán con ayuda de otros compañeros de prisión. Alberto falleció en Bulgaria producto de las torturas sufridas en el velódromo del Estadio Nacional que dejaron su corazón irreversiblemente dañado.

La grabadora de cassette fue proporcionada por un oficial apostado en el campo de concentración (Nota 2012: un chacabucano me escribe que el oficial era uno de los capellanes asignados al campo). La cassette fue sacada del campo por Ángel Parra (Nota 2014: esta información fue aportada por el propio Ángel) y se publicó por primera vez como vinilo en Italia entre 1974 y 1975. 

La grabación se hizo desde la parte inferior del escenario de madera que habían construido los mismos prisioneros. La voz de Alberto se escucha repetidamente en la grabación haciendo comentarios.

El "Coro de Chacabuco", dirigido por Iván Quezada, que entonces era un director de coros recién egresado, pero que aparentaba no tener mas de dieciocho años (hay quienes piensan que todavía no representa mas de treinta) es el que canta el Himno a la Alegría de Beethoven. A objeto de trabajar con personas que no tenían formación musical alguna, Iván tuvo que inventar una notación musical simplificada, dado que no era cosa de llegar y montar temas de los grandes maestros (Vivaldi y Mozart eran otros de los autores incluidos en el repertorio del coro) sin alguna guía.

Hubo otros coros en Chacabuco, siendo uno de los más notorios el formado por presos de Concepción.

Las palabras de dedicatoria del concierto a Ángel fueron pronunciadas por Marcelo Concha, quien fue liberado de Chacabuco, vuelto a arrestar y luego desapareció hasta la fecha. Marcelo había sido campeón de natación y un hombre de gran modestia y carisma.

El afecto de los presos por Ángel queda de manifiesto en la grabación.

El que aparece en la carátula como "Grupo Chacabuco", que en el disco es presentado como "El Conjunto Chacabuco" y "El Conjunto de Chacabuco" y que en otros lugares ha sido mencionado como "Los Chacabucanos", se llamaba en realidad "LOS DE CHACABUCO", aunque parece que, fuera de sus miembros, pocos lo nombraron o lo recuerdan con este nombre.

El grupo "Los de Chacabuco" fue creado y dirigido por Ángel Parra y sus integrantes fueron (en orden alfabético):

Víctor Canto
Manuel Castro
Ángel Cereceda Parra (Ángel Parra)
Luis Cifuentes
Marcelo Concha
Luis Corvalán Márquez
Antonio González
Manuel Ipinza
Ernesto Parra
Julio Vega
Ricardo Yocelewski

Aparte de Ángel, que solo dirigía (es decir, no cantaba ni tocaba instrumentos en el grupo) sobresalían Ricardo Yocelewski y Ernesto Parra. Ricardo había sido quenista de Los Curacas y su aporte se aprecia en el tema "Caliche". En ese tema, me tocó rascar (que no tocar) el charango.

Ernesto Parra, que también había sido miembro de Los Curacas, era un muy sólido guitarrista, hasta el punto que todos los integrantes del conjunto, incluido Marcelo Concha que era muy bueno en cuerdas, le reconocíamos superioridad sin discusión.

A la salida de Ángel, fue Ernesto quien tomó la dirección del grupo por unanimidad. Hoy Ernesto dirige una orquesta juvenil.

Las cuecas compuestas en el campo, que en la carátula aparecen bajo el único titulo de "El afortunado", se llaman "El suertudo" y "El puntudo" en el orden en que están en el disco y sus autores fueron Víctor Canto y yo (ambos de la UTE). Las letras pueden ser difíciles de entender pues, en parte, se refieren al folklore del campo de concentración y en parte 
se ríen de los militares con suficiente sutileza como para que estos no se dieran cuenta (Ver el Apéndice).

La "zamba argentina" es la "Tonada del viejo amor", de Falú y Dávalos. En ella me toca cantar los versos

"no tengo miedo al invierno
con tu recuerdo lleno de sol".

La "canción de Venezuela" es "Amalia Rosa", de Tino Carrasco.

Ángel cantó por única vez en su concierto de despedida dedicando tres canciones a su esposa (Canción de amor), a su hijo Ángel (Canción para Angélico) y a su hija Javiera
(Canción para Javiera). (Nota 2014: Memo Orrego me recuerda que Ángel también interpretó su composición 'Alma de Chacabuco'. Esto es enteramente cierto). 

Posteriormente Ángel decidió regrabar sus interpretaciones para obtener mayor calidad técnica. Se perdió así la frescura, intensidad y emoción de la interpretación de aquella 
noche, que me parecieron inolvidables.

En suma, una avalancha de recuerdos.

ANEXO

Cuecas chacabucanas

Cuecas compuestas en el campo de concentración de Chacabuco entre noviembre de 1973 y febrero de 1974 e interpretadas en el campo por el conjunto “Los de Chacabuco”.

Los autores de ambos temas fueron Víctor Canto y Luis Cifuentes, ambos ex – alumnos de la Universidad Técnica del Estado y miembros del grupo "Los de Chacabuco".

Estas cuecas han sido publicadas en varios sitios Web con errores de transcripción y sin indicar su autoría. Ambas cuecas aparecen en el disco de Angel Parra “Pisagua + Chacabuco”, publicado en 2003 en Chile.

El puntúo

Me vine pa’ Chacabuco
de puro buena persona
’ta bueno, dijo mi taita,
pa’ que conozcái la zona
Me vine pa’ Chacabuco

En el avión me vine
como un muñeco
aunque no me sirvieron
Martini seco.

Martini seco, ay sí,
no es pa’ que arranque,
pero no me dejaron
subirme al tanque (1).

Subirme al tanque, ay sí,
no sé qué pasa,
dicen que me acarreo
toda la plaza (2).

Toda la plaza, ay sí,
no se sorprenda,
vamo’ haciéndole empeño
a la encomienda (3).

A la encomienda, ay sí,
pinto p’ alcalde
en mi casa ya tengo
como diez baldes (4).

Como diez baldes, sí,
quién lo diría,
ya estoy apitutao en
la pulpería (5).

La pulpería, ay sí,
no se me espante,
porque ya me hice amigo
del comandante.

Del comandante, ay sí,
no se emocione,
porque estoy de jurao en
las comisiones (6).

Ándale, que estoy ancho,
me metí al rancho (7).


El suertúo

Llegamos desde el Estadio
volando y sin mucho atraso
nos recibieron con banda,
caramba, y su buen charchazo (8)
llegamos desde el Estadio

Mucho frío en la noche,
caliente el día,
seguían en Chacabuco
las penas mías.

Las penas mías, sí,
no veo una,
casi me voy cortao
con la vacuna (9).

Con la vacuna, ay sí,
flor de patagua
cada vez que me baño
se corta el agua.

Se corta el agua, ay sí,
pónete el gorro,
porque a puro poroto
ya vuelo a chorro.

Ya vuelo a chorro, ay sí,
sobre la reja,
no tiene na’ ‘e corriente,
cayó la teja (10).

Cayó la teja, ay sí,
allá en la esquina
ya me iba echando el pollo
voló una mina (11).

Voló una mina, ay sí,
dijo un canario,
más mejor que me quede
en el balneario.

Puchas, que soy suertúo
dijo un puntúo. (12)


NOTAS

(1) En el campo había un tanque y, en varias ocasiones, los militares lo ubicaron apuntando su cañón a los prisioneros mientras estos almorzaban.

(2) La plaza de la Oficina Chacabuco se encontraba fuera del perímetro enrejado donde se mantenía a los prisioneros y estos eran llevados allí por los militares a buscar madera para hacer fuego con el que se calentaba agua o se cocinaba. También se transportaba desde la plaza otros materiales e implementos útiles.

(3) No todos los prisioneros recibían encomiendas (ropa y alimentos) de sus familias, de manera que estas eran muy codiciadas.

(4) En el campo había pocos baldes, pero estos eran muy útiles, de manera que todos los prisioneros ansiaban tener uno en sus casas. Obviamente, nadie podía tener diez baldes.

(5) Los prisioneros organizaron, con autorización de los militares, una pulpería, es decir un negocio donde podían venderse algunos artículos de primera necesidad, tales como alimentos, artículos de aseo y otros. Esto era posible porque se autorizó la recepción de giros de dinero en el campo. Los mismos militares hacían las compras en Antofagasta y las transportaban al campo, obteniendo así una ganancia.

(6) ‘Las comisiones’ eran equipos jurídico-militares que accedían al campo a tomar declaraciones a algunos prisioneros como parte de los juicios entablados por la dictadura. En algunos casos, los prisioneros eran sacados del campo e interrogados en otros recintos. Acerca de estos interrogatorios hay varios testimonios publicados.

(7) ‘El rancho’ era un grupo de prisioneros que trabajaban junto a los militares en la preparación de alimentos. Se suponía que los miembros del rancho tenían el privilegio de un mayor acceso a alimentos que el común de los prisioneros.

(8) A menudo los grupos de prisioneros que iban llegando al campo desde el Estadio Chile y otros centros de detención a lo largo del país eran recibidos con insultos y golpes.

(9) A poco de llegar al campo, se sometió a los prisioneros a una vacunación.

(10) Los militares hablaban de la ‘reja electrificada’ que rodeaba el campo, pero dado que la reja hacía tierra en toda su extensión, no era posible electrificarla de manera efectiva.

(11) El campo de Chacabuco estaba minado en la mayor parte de su entorno a objeto de evitar fugas de prisioneros y a menudo explotaban minas, posiblemente accionadas por perros vagos.

Lado A:
1. Libre ( José Luis Armenteros y Pablo Herrero) - Conjunto Punto Treinta
2. Oficina Chacabuco (Anónimo) - Conjunto Jamarí
3. Volver (Carlos Gardel - Alfredo Le Pera)- Hugo Peñaloza
4. Himno a la alegría (Música: Beethoven) - Conjunto Chacabuco
5. Tonada del viejo amor (Jaime Dávalos - Eduardo Falú) - Conjunto Chacabuco
6. Amalia Rosa (Celestino Carrasco) - Conjunto Chacabuco
7. Caliche (Calatambo Albarracín) - Conjunto Chacabuco
8. El suertúo (Anónimo) - Conjunto Chacabuco
9. El puntúo (Anónimo) - Conjunto Chacabuco

Lado B:
1. Canción de amor
2. Canción para angelito
3. Canción para Javiera
4. El alma de Chacabuco
5. Canción del adiós (D.P.)
Todas las canciones del lado B interpretadas por Ángel Parra
Todas las composiciones de Ángel Parra, excepto donde se indica