martes, 8 de septiembre de 2015

Varios Artistas: 2 Festival des politischen Liedes. 8 15 060. Eterna. 1971. RDA






Según nos indica Eduardo Carrasco en su libro “La Revolución y las estrellas”: “Pocas semanas después del triunfo de la Unidad Popular, en el cuadro de lo que más tarde sería la Operación Verdad, y sin que todavía el nuevo presidente hubiera asumido oficialmente su cargo, fuimos nombrados oficiosamente, "embajadores culturales" del nuevo gobierno. El propio Allende lo comunicó a la prensa, cuando nos despidió en un local de su partido, que se había transformado momentáneamente en su cuartel general, y en el cual, él atendía diariamente a los periodistas. Con este reconocimiento, en octubre de 1970, nos dispusimos de nuevo a partir rumbo a Europa, ahora mucho mejor organizados que la primera vez, y con un repertorio más adecuado a lo que estos países podían esperar de nuestra música. Esta gira duraría cerca de seis meses, y una de las etapas más interesantes para nosotros sería el ansiado viaje a Cuba. Junto a nosotros, iba, además, Isabel Parra, con quien habíamos estrechado nuestros lazos de amistad. Por aquella época, ella pasaba por una crisis sentimental que la tenía muy deprimida. Nos habíamos acercado en la época del montaje de la "Cantata Santa María", que ella había seguido bastante de cerca, y no podíamos dejarla así, perdida, en medio de esos laberintos que se forman a veces por causa de decepciones y desgarros amorosos. Como los problemas de pasajes eran fácilmente solucionables, aunque ella no tenía muchas ganas de cantar, nos propusimos incluirla en la farándula, y hasta preparamos algunas canciones para integrarla a nuestros conciertos.”

“Debo decir que, en cuanto llegamos a Europa, nos dimos cuenta que la imagen de Chile que allí se proyectaba, no era tan desastrosa como habíamos temido en el primer momento. Si bien la campaña anti-Allende arreciaba por todos lados, no era menos cierto que el proyecto de un socialismo democrático, cuyas reformas se harían respetando la Constitución y en un clima pluralista y libertario, encontraba también no pocos simpatizantes. En Chile, las cosas estaban muy agitadas, y ganar adeptos a nuestra causa era importante: la situación era muy peligrosa, el acuerdo básico entre la democracia cristiana y la izquierda se había logrado. Este, llamado, "Estatuto de Garantías Democráticas", había sido firmado por Allende y Tómic, y, en lo principal, aseguraba el respeto del Congreso a los resultados de la elección. Pero con esto, se había iniciado la puesta en marcha de los planes abiertamente golpistas de la extrema derecha, incluyendo el criminal atentado en contra del general Schneider, quien, hasta entonces, era el aval del respeto de los militares a la democracia. Todas estas noticias, creaban expectación en el extranjero acerca del destino de nuestro proceso. Felizmente, en todos los países que visitábamos, encontramos amigos de Chile dispuestos a ayudarnos. Debo decir, sin embargo, que nuestras experiencias con el servicio diplomático chileno fueron bastante deplorables: los embajadores todavía no habían cambiado, y fuera de dos o tres, que comprendieron nuestra misión y apoyaron nuestro trabajo, el resto, que se preocupaba más bien de boicotear las medidas de política exterior del nuevo gobierno, nos mostraron una diplomática indiferencia.”

“En París, además de un programa de TV de fin de año, "Le Monde en Fête", con Charles Trenet, y realizado por Raoul Sangla, de un concierto en el teatro de la Cité Internationale, hicimos muchas entrevistas y contactos periodísticos. Pero también tuvimos bajas. Fue allí que nos separamos definitivamente de Patricio Castillo, cosa que nos creó algunos problemas, al principio, pero de la que rápidamente nos repusimos, pudiendo terminar nuestra larga gira sin contratiempos.” (Según lo que indica Patricio Castillo la causa de la separación se debió a que él se rehusó a cantar la Canción “Comienza la Vida Nueva “ de Luis Advis en el show televisivo, ya que la sentía con un mensaje demasiado equívoco para un gobierno y un proceso que recién estaba comenzando).

Sigamos con el relato de Eduardo Carrasco. “En Berlín, RDA, participamos en un importante evento, el Segundo Festival de la Canción Política, que fue nuestro primer contacto más profundo con un país socialista. En realidad, y a pesar de haberlos visitado casi todos, en el único donde nuestra música ha tenido una acogida importante, ha sido en la RDA. Esto se debe seguramente a la mayor proximidad cultural que existe entre nuestro país y Alemania. De todos los demás países, estamos muy alejados, y en ellos, nuestra música difícilmente puede atravesar la barrera del exotismo. En la RDA, en cambio, nuestro mensaje siempre ha encontrado una especial receptividad. Con esto tiene que ver también la existencia allí de un movimiento de la canción, muy similar al nuestro, aunque con una tradición que sigue otros derroteros”… “El Festival de la Canción Política de Berlín, organizado por el Oktober Club, uno de los grupos más masivos de la canción existentes en ese país, se ha transformado con el tiempo, en un importante evento internacional, por el que han pasado muchísimos grandes artistas, como el propio Atahualpa Yupanqui, Mercedes Sosa, Dieter Siverkrup, Floh de Cologne, Silvio Rodríguez, Miriam Makeba, y muchos otros.”… “Nuestra presencia en el Festival nos sirvió para conocer a muchísimos artistas, que, en los países más diversos, estaban haciendo algo muy similar a lo que nosotros queríamos lograr. Ese intercambio ha sido uno de los factores de la internacionalización de nuestra música, que, de otra manera, se hubiera quedado en el estrecho marco de nuestra realidad isleña. El Festival nos permitió conocer a muchos amigos, que, en sus países, han sido entusiastas agitadores de nuestra causa y de nuestra música, estableciendo lazos de hermandad entre músicos que han puesto su canción al servicio de buenas causas, como el antifascismo, el antirracismo, la independencia y la justicia social.”

De ese segundo Festival se editó un disco con registros en vivo, en el cual se incluye una canción interpretada por Isabel Parra y Quilapayún, y otro por Quilapayún solo. Si bien el sitio oficial de Quilapayún indica que la versión incluida en este disco corresponde a otro grabado por Quilapayún e Isabel Parra en estudio, esa aseveración es falsa ya que este registro es tomado directamente del concierto en Vivo

Agradezco a Spartaku y su sitio Perrera.org y a Seiten Wall por la ayudarnos a publicar este disco.

La formación de Quilapayún en este disco es:
Eduardo Carrasco
Carlos Quezada
Willy Oddó
Hernán Gómez
Rodolfo Parada

Lado A:
1. Auf, Auf Zum Kampf (Arbeiterkampflied) - Oktober-Klub Berlin
2. Seid Euch Bewusst Der Macht (Wolfgang Gregor, Johannes Becher) - Wolfgang, Oktober-Klub Berlin
3. En septiembre cantará el gallo (Isabel Parra)- Isabel Parra y Quilapayún
4. Streiklied (Klaus Schneider, Georg Herwegh, Peter Hacks) - Sanda, Oktober-Klub Berlin
5. Que Il Nostro Vietnam (Sauro, Lara, Willer) - II Contemporaneo
6. Der Hugel Der Zehn Helden (In der FNL entstanden) - Thanh nien Ho Chi Minh
7. Vietnams Geschutze (Helmut Kontauts, Gerhard Kern) - Brigitte, Ilona, Oktober-Klub Berlin

Lado B:
1. Prometheus (Fred Kruger, Helmut Kontauts) - Regina, Oktober-Klub Berlin
2. Lied Uber Schtschors (Matwej Blander, Michail Golodny)- Lutschina
3. Lied Der Gleichen (Michael Hoft, Volker Braun) - Michael, Gerhard,
"Venceremos Club"
4. Kenen Joukoissa Seisot (Kaj Chydenius, Aulikki Oksanen)- Agitprop
5. Mexiko 68 (Jean Max Brua, Jean Francois Gael) - Francesca Solleville
6. Comienza la vida nueva (Luis Advis)  - Quilapayún
7. Die Partei (Michael Hoft, Hasso Grabner) - Michael, "Venceremos Club"
8. Die Thalmann-Kolonne (Paul Dessau, Karl Ernst) - Oktober-Klub Berlin



No hay comentarios: