viernes, 14 de junio de 2013

Lucho Rivera: Rin de Manolo - La ley de los cantores de Micro. PROM-0217. CBS. Argentina




Los dejamos con otro single, ya entrando a fines de los 80 y principios de los 90 cuando en Chile se dejaron de fabricar vinilos, y la opción de fabricar este material pasaba por fabricas extranjeras, así es como este single de Lucho Rivera tiene fabricación argentina, pero con la finalidad que sea difundido por la CBS Chilena.

De Lucho Rivera se sabe poco, para aquellos que tenemos algunos años en esos años era habitual dentro de la programación de la Radio Umbral, y creo haberlo visto en alguna oportunidad dándose unas vueltas por el persa 18 de Gran Avenida.

Don Lucho murió tempranamente, y antes la ausencia de datos biográficos de este músico, dejamos en extenso esta nota escrita por Ricardo Ortíz en el diario el Divisadero de Aysén:

 En la X Región de Los lagos, en Purranque comuna perteneciente a la provincia de Osorno, cuyo nombre tiene su origen en la palabra Purranquil, que en el idioma Huilliche significa “tierra de carrizales”, vino al mundo un día 05 de Marzo de 1950, el profesor normalista y cantor popular Luís Armando Rivera Poblete, ampliamente conocido en el medio artístico nacional como “Lucho Rivera”
           Lucho un “cantor nacido de la tierra” como acertadamente lo definiera la maestra Margot Loyola, supo en su faceta de cantautor y de los buenos, reencarnar las cosas verídicas y cotidianas de nuestro pueblo urbano, que conoció y más que eso vivió intensamente. La principal característica de la obra de Lucho Rivera, fue sin duda alguna, su aguda percepción de las gentes y cosas comunes, las que se vieron ampliamente reflejadas en un canto sano, crítico, verdadero y con la calidad de un artista popular comprometido realmente con lo popular.
           De Lucho puede y debe decirse que fue un artista completo, dotado de una innata musicalidad, complemento ideal para un caudal creativo inagotable. Muy joven decide abrazar el magisterio, titulándose con éxito en la hoy desparecida Escuela Normal de Valdivia, establecido ya en Santiago, sus inicios artísticos profesionales, se remontan hacia mediados de los años 70, época, marcada por el miedo, las persecuciones y la carencia de espacios para el normal desarrollo de las  actividades artísticas, en aquel tiempo y formando parte del conjunto Ayllarehue, intervino en lo que fue el denominado I Festival Una Canción para Jesús, obteniendo con la canción de Martínez, Sepúlveda y el propio Rivera “El más grande poeta”  el tercer lugar del certamen, como testimonio y reflejo de aquella época, las canciones finalistas, quedaron plasmadas para las posteridad en discos de vinilo.
          Su verdadero despegue artístico, fue por razones ajenas a él, un tanto tardío. La presentación en 1988 del vals chilote que ocupara el primer lugar en  el Festival “Brotes de Chile “de Angol “Me caso con la Chalìa”, posibilitó el descubrimiento a nivel masivo de Lucho Rivera. La presencia en el evento del creador del catalogo de música de raíz folklórica del sello CBS (posteriormente denominado Sony Music) Ronnie Medel, significó la posterior firma como artista exclusivo de la compañía grabadora, apareciendo publicado el mismo año el primer tema de su autorìa “La viuda Nicolasa” incluida en el segundo álbum del Grupo “Mensaje” titulado “Con mi llanto y mi sonrisa”. En 1989 aparece en el mercado su primer fonograma titulado “Cantando a la vida”. El éxito de ventas y la aceptación popular de su trabajo, unido a su participación en el Festival del Huaso de Olmuè con su “Rin de Manolo”, y en la competencia folklórica del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar con el vals “Pa’ casarse con chilota”, determinaron al año siguiente en 1990, la aparición de su segundo álbum titulado “La ropa usà”. Por razones hasta hoy desconocidas, sus grabaciones con ya la aludida compañía grabadora, culminaron en 1991 con la aparición de lo que fuera su último álbum titulado “De lo chilote a lo urbano”. Las 30 canciones que Lucho Rivera registrara para el catalogo de la compañía grabadora internacional, nunca hasta hoy han vuelto a ser reeditadas.
           Por una extraña paradoja del destino, uno de los más grandes guitarristas populares, músico de estudio de la época dorada de la música popular chilena, su amigo Artemidoro Rosso Inostroza el “Lolo Rosso”, quien fuera el autor de los arreglos de sus tres álbumes, falleció un par de semanas antes el 27 de Junio, también un día viernes a los 80 años de edad.
         
          Con un oído de excepción,  Lucho incursiono con éxito en diversas formas musicales: vals, vals chilote,  rin, pericona, milonga, guaracha, guajira, corrido candombe, fox y baladas.
          Lucho tuvo una especial predilección por las rancheras, pero no por  las mexicanas,  sino la criolla o rioplatense, conocida en Chile como ranchera aysenina o patagónica, la que aprendió durante su niñez y adolescencia en Chiloè continental. Por la autenticidad y excelencia alcanzada por el gran cantautor fallecido, reseñaremos todas sus incursiones en el género, su primera ranchera grabada fue “Doña iluminada Edison”, incluida el álbum “La ropa usà”, luego le siguió “Pitutero” incluido en el álbum “De lo chilote a lo urbano”, por haber viajado en varias oportunidades a nuestra región, tuvo un especial e indesmentible vinculo con algunos cultores naturales, prueba de ello es el valsecito arancherado patagón  titulado “Por toda la patagonia” que en parte de su letra dice “Con mate amargo y ranchera/ y un capón para ensartar/me saco poncho y perneras / aunque se ponga a nevar/ y luego dice  Que pongan ya la tetera/generosa a calentar/en un fogón de Coyhaique/ o en un fogón de Guadal/ En Cochrane y Balmaceda/se cultiva la amistad/ y no existe la frontera/pa’l mate de la hermandad/ Que suene ya la guitarra/ que suene ya el acordeón/por toda la Patagonia/ pa’ alegrar el corazón”. En 1996 en el XVII Festival folklórico en la Patagonia, Lucho Rivera se convirtió en el primer autor en presentarse a la competencia con una ranchera, su “Con ranchera y mate amargo” obtuvo el segundo lugar.
          Lucho Rivera, el cantor, el amigo, el “profe lucho” que hizo de la educación a niños con discapacidad intelectual un verdadero apostolado, a los 58 años cerró sus ojos para siempre el pasado día viernes 18 de Junio de 2008 en la Clínica Alemana de Santiago, pero su obra creadora seguirá por siempre hablando por él, descansa en paz querido amigo.

Lado A:
1.Rin de Manolo

Lado B:

1.La ley de los cantores de Micro

En Línea

1 comentario:

Catalina Rivera dijo...

QUE EMOCION MAS GRANDE ¡¡¡¡¡
GRACIAS POR COMPARTIR ESTE MATERIAL DE MI PADRE¡¡¡¡
EXISTIRÁN AUN ??
LES DEJO MI CORREO PARA QUE SE COMUNIQUEN CONMIGO PARA LO QUE NECESITEN
MUCHAS
GRACIAS
CATALINA RIVERA
CFRIVERADIAZ@GMAIL.COM